Alquiler de aulas e instalaciones de formación para empresas

alquiler de aulas de formación

¿Sabías que invertir en el alquiler de salas o aulas de formación para tus empleados/as, además de proporcionarte un valor añadido ante la competencia, aumenta su motivación y, por lo tanto, reduce el absentismo laboral? La formación también fomenta las relaciones interdepartamentales, especialmente en las grandes empresas donde hay muchos trabajadores que ni se conocen, e impide la fuga desmedida de talento. Todo son beneficios. Entonces, ¿por qué la gran mayoría de empresas españolas no invierten en formación? ¿Desconocimiento o falta de interés?

En este artículo, los profesionales del centro de coworking  AIN Business Center, detallamos las principales razones por las que las compañías no apuestan por la formación para sus empleados. Contrariamente, también profundizamos sobre las ventajas de la formación para empleados, así como el auge del alquiler de aulas y el alquiler de salas de formación.

 

¿Por qué las empresas no invierten en formación?

El último barómetro del IFAES revelaba que el 75% de las organizaciones no invierte en formación. ¿Te esperabas una cifra tan elevada? Nosotros debemos confesar que creíamos que el porcentaje no era tan alto y, desafortunadamente, este resultado aún confirma en mayor grado que la gran mayoría de entidades perciben a la formación como un gasto en lugar de una inversión.

Y es verdad, hay una falta de interés generalizada hacia la formación del capital humano de una empresa. De hecho, los empresarios/as acostumbran a preguntarse “¿si tengo ingresos, por qué voy a invertirlos en formación?”. Y concluyen: “que los empleados se formen solos, y si se acaban yendo, es que no estaban suficientemente motivados, nadie es imprescindible”. Afortunadamente, hay muchos líderes empresariales que no piensan así, tal y como iremos comprobando a lo largo del post.

Otra de las razones por las que las compañías no tengan interés en invertir en esta disciplina, otro de los hándicaps, es la dificultad para mesurar los resultados de la formación. Es decir, ¿cómo se puede garantizar que, tras realizar un determinado curso, un empleado/a puede llegar a ser mucho más productivo/a? Ante este planteamiento, algunos directivos se han manifestado con diversas soluciones como, por ejemplo, realizar una óptima descripción de los puestos y un buen programa de evaluación de desempeño, con el fin de detectar las necesidades de capacitación. También por vincular estrechamente la formación a un proyecto o a unos objetivos corporativos específicos.

No obstante, una mayor visibilidad y creencia de las bondades de la comunicación interna y demás disciplinas relacionadas con las habilidades directivas, han originado que la formación actualmente sea más necesaria para el desarrollo saludable de las compañías. Ante esta nueva mentalidad, diversas prácticas, tales como el alquiler de aulas por horas u otras modalidades de alquiler de salas de formación para empresas, afortunadamente, han venido para quedarse. A continuación, vemos por qué motivos deberíamos apostar por este tipo de soluciones.

 

Beneficios de invertir en el alquiler de aulas de formación

En las últimos años, junto al auge de centros de negocios y espacios de coworking, prácticas que tienen un denominador común, ya que promueven la rentabilidad de las compañías y el bienestar de sus empleados, las empresas están apostando por el alquiler de salas de formación. En este sentido, cabe apuntar que la formación:

 

  1. Incrementa la productividad de las empresas.

Lógicamente un equipo de trabajo que esté actualizado en conocimientos, en técnicas y en procedimientos específicos de un determinado sector siempre será mucho más efectivo que aquella plantilla de empleados que no se forme periódicamente, que viva estancada. Y, si estos son más efectivos, obviamente se producirá un aumento de la productividad empresarial, incidiendo directamente en la rentabilidad de cualquier compañía.

 

  1. Mayor adaptabilidad y competitividad.

El contexto empresarial está en constante cambio. Por este motivo, es vital que contemos con un equipo de profesionales que se forme constantemente. De hecho, estos tendrán una mayor capacidad de adaptarse al nuevo panorama e incluso plantear soluciones más eficientes, liderando su sector por encima de los competidores.

 

  1. Aumenta la motivación, el compromiso y la versatilidad de los empleados.

Se ha comprobado que una política activa de formación hacia los trabajadores implica que estos estén mucho más motivados en el desempeño de sus labores profesionales. Las personas motivadas se interesan mucho más por las innovaciones de su sector y en cómo aplicarlas en su puesto de trabajo, son más resolutivas ante los conflictos que acontezcan, además de otras cualidades. Y es que, el aprendizaje constante reporta satisfacción a los empleados. Así, hemos de evitar que nuestro equipo de profesionales caiga en lo que se denomina “aburrimiento laboral”, que lamentablemente afecta a un gran número de trabajadores. Por otro lado, un empleado que se sienta valorado por la empresa, se convierte en alguien que, en principio, debe sentirse agradecido. Esto significa que son profesionales más leales y comprometidos con la empresa y afrontarán su situación laboral con más seguridad y con menos preocupaciones diarias.

 

  1. Optimiza la imagen corporativa.

Como hemos visto en los puntos anteriores, contar con unos empleados formados es contar con una plantilla motivada. Y, en definitiva, unas personas más leales a la empresa, que se convertirán en los mejores embajadores de la marca.

 

  1. Promueve el ahorro de costes.

La formación, aunque evidentemente suponga un coste para las empresas, también es una herramienta que fomenta el ahorro. Por ejemplo, normalmente es más rentable formar a alguien en un área específica que no contratar a un nuevo profesional. Además, hay que recordar que existen beneficios fiscales y ayudas destinadas a las labores de formación de los empleados por parte de las compañías.

 

Alquiler de aulas de formación en Barcelona

¿Necesitas realizar una formación a un grupo de personas y no tienes un espacio habilitado para ello en tus oficinas? O bien, ¿prefieres cambiar de ubicación para captar mejor la atención de tus empleados? Si necesitas alquilar salar de formación en Barcelona, ya sea de forma puntual como de forma periódica, has llegado al sitio adecuado.

En los centros de coworking AIN contamos con múltiples opciones a la hora de alquilar una sala de formación en Barcelona, que se ajustarán a los requisitos de tu empresa. Son aulas de formación, de capacidades que oscilan entre los 8 y los 50 asistentes, que montamos dependiendo del formato que necesites (imperial, escuela, forma de “u”, teatro, entre otras), pues son espacios modulares que permiten muchas posibilidades.

Si alquilas salas de formación en AIN podrás disponer de espacios modernos con luz natural, en ubicaciones estratégicas de Barcelona, como en Avenida Diagonal o en Paseo de Gracia. Cabe añadir que son salas que cuentan con un equipamiento tecnológico y unas instalaciones técnicas punteras, que garantizan la ejecución de cualquier tipo de actividad formativa. Además, el alquiler de aulas de formación también incluye el servicio de catering, el coffee brunch o el acceso a otros espacios del centro de negocios, como la terraza.

Por último, ¿sabías que puedes alquilar aulas de formación por horas? ¿Y que en nuestros centros de negocios no tenemos horarios? Esto se traduce en que puedes alquilar un aula de formación a cualquier hora del día, entre semana o incluso el fin de semana. Y, además, podrás acceder a las zonas comunes de nuestras instalaciones mientras te encuentres realizando tu evento formativo.

¿A qué esperas para alquilar un aula de formación en AIN? Benefíciate de todas las comodidades de formar parte de los centros de negocios o espacios de coworking AIN. ¡Te esperamos!